Me encantaría dormir

entre tus piernas desnudas

después de hacerte mía.

Y al despertar,

acurrucarme entre tus suaves pechos,

que peligrosamente insinúan tu olor.

Se que te acercarás y se que intentare besarte,

sabes que volverá así ese deseo…

Se que nuevamente serás mía,

sabes que no esperaré,

se que me harás dormir nuevamente entre tus piernas,

para luego acurrucarme entre tus pechos.