Me dejaste abrumado con tu hermosura,

tanto que el deseo de acariciarte y sentir tu piel se apodero de mí,

Me dejaste prendido de tu dulce y tierna sonrisa,

tanto que el deseo de acercarme y besar tus labios,

se me hace  día a día más difícil de controlar.

Me sedujiste con tu voz, y me convenciste con tus palabras

tanto que te escucho por las noches al dormir.

Se que eres la mujer que espero

Creo que eso es lo que más deseas,

pero tengo miedo a que me rechaces.

Creo que buscas la forma de embelezarme,

pero tienes miedo a que piense mal de ti.

Espero no tardes, en darte cuenta del amor que siento

y que me quema por dentro, al tratar de mantenerlo

guardado y oculto  en mi.